8 jun. 2011

Me gustaba más el antes, cuando todos éramos buenos cuando no había peleas ni excusas, todo era y parecía mas fácil. Pero vino la noche, nos volvimos malos, las excusas crecían como del suelo crece los árboles y las peleas surgían por cosas minúsculas. Uno esta harto de la rutina, todo monótono pero ¿no se trata de eso?, la verdad que no logro comprender por más que la respuesta este delante de mis ojos, estoy tan cansada de los problemas, de los idas y vueltas, como dice una amiga- Me gustaría morirme y a la semana resucitar para que desaparezcan todos mis problemas, ¿pero hace falta llegar a ese punto donde recurrimos a la muerte para solucionarlo todo? El secreto esta en tener paciencia, claro que no es muy fácil si las personas que te rodean no ayudan, nadie es perfecto, pero lo que verdaderamente me molesta es saber que aquel que esta a tu lado espera que te equivoques para resaltar lo peor de vos, y bueno es ahí cuando los problemas surgen, es como un círculo vicioso, solo basta con un perdón, ahora si ¿quién tiene el valor para decir que se equivoco?- no es cobarde el que pide perdón si no es que se niega reconocer el error y comprender que primero hay que empezar por uno para poder tratar de cambiar al otro. Confuso pero concreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario